Logo di Nova Cana
Un'assemblea a Nova Cana
Para continuar amando
Los jóvenes y el amor - (pág. 7)
Los jóvenes y el amor - (pág. 7)
también ellos tienen el problema de comprender este mundo nuevo. Entonces, precisamente, porque los jóvenes son jóvenes y tienen desarrollada al máximo su fuerza psico-física, pueden llegar a ser ellos mismos máquinas superproductivas o consumistas, renunciando a su misma humanidad y, con ella, a todos los valores. O bien se refugian en la familia de origen, casi como marginados, sin tener el valor y la posibilidad de formar una propia, o todavía, y aquí estamos en la situación límite, buscan caminos de alienación en la droga, en el alcohol, en el riesgo extremo, etc…Naturalmente, hay también muchos jóvenes que intentan conciliar el stress de estos cambios continuos con sus proyectos de vida, y muchos se arriesgan, precisamente porque son jóvenes y tienen esta capacidad de cambiar velozmente.



Pero ¿a qué precio?

En este contexto Nova Cana busca, sobre todo, ayudar a los jóvenes a no dispersar su patrimonio de juventud y creatividad, creyendo en ellos y reconociendo en cada uno valor y originalidad, para que ellos mismos puedan descubrir, a través de la escucha de los deseos y de las exigencias propias, la belleza de ser jóvenes y el sentido de la propia vida. Ayudar a los jóvenes a ser jóvenes, más que creer en ellos, quiere decir ayudarles, ya que a través de su creatividad tienen la posibilidad de moldear su vida y transformar el mundo. Quiere decir ayudarles a reflexionar sobre su exigencia-necesidad de amar, para que esta gran oportunidad que la vida les reserva, sea explorada y vivida como méritos, o sea, como la posibilidad de ser felices. Quiere decir ayudarles a reflexionar sobre el misterio del enamoramiento y poder aprender de esta experiencia la verdadera cualidad de nuestra naturaleza y las posibilidades que el futuro contiene. Reflexionar con los jóvenes sobre el enamoramiento es la cosa que más me place, porque en esta experiencia está todo el sentido y el significado de nuestra vida, aunque nosotros sepamos descifrar sólo una pequeña parte, que es la de sentirnos bien, exaltados, transfigurados.
Nosotros en el enamoramiento vemos al otro transfigurado en sus posibilidades: posibilidades que siempre son positivas, bellas, que atañen a la cualidad del otro, y que vemos únicas y originales. Las vemos diferentes de las nuestras, y por esto nos agradan. Vemos como la unicidad del otro puede enriquecer nuestra vida, apartarla de lo repetitivo y, través de la comunicación, crecer y alegrarse siempre más juntos.
En el enamoramiento el otro permanece en el otro para admirar, para gustar, para amar.
Queda siempre el sujeto que atrae nuestro interés. Si reflexionamos bien no nos confundimos jamás con el otro. El otro debe permanecer bien distinto de nosotros para poderlo ver, admirar, amar. En el enamoramiento el otro es todo el bien posible, porque es El, distinto de nosotros, y atribuyéndoles todo nuestro amor, nos experimentamos como seres humanos muy próximos a lo divino, o por lo menos, próximos al concepto que teníamos de lo divino. Experimentamos que somos capaces de amar, y amar gratuitamente, porque es suficiente que el otro exista para amarle. Todo lo que experimentamos e intuimos en el enamoramiento, si no es reflexionado, pensado y elegido, con el fin de traducirlo en la realidad de nuestros comportamientos, lo perdemos, y con esto perdemos la sabiduría de nuestra humanidad. Nos encontraríamos, inmediatamente, en la tristeza y en la fatiga de vivir, después de haber probado el gusto y la libertad que sólo da el amor.
Estoy segura de que casi todos hemos tenido o estamos teniendo esta experiencia de alegría y de bien que brota del enamoramiento, y seguramente habíamos pensado que esta es la cualidad de la felicidad.
Lo que habíamos experimentado emocionalmente e intuido en el momento del enamoramiento es exactamente lo que en el tiempo de nuestra vida podemos crear como continuidad y cualidad de la vida misma.



¡El amor es esta creación!

Esto no se nos da gratuitamente como el enamoramiento, aunque el enamoramiento, del amor, es anticipación y profecía. Este es una elección, un proyecto, una construcción.

Amar significa reconocer al otro en su originaria unicidad, significa fiarse del otro.
Amar quiere decir revelar al otro nuestras mejores cosas, escondidas en nuestros sueños, deseos, exigencias. Es saber decir al otro, sin pudores, el deseo irreprimible de ser amados y acogidos en nuestra originariedad, mientras se acoge y se ama la originariedad de los demás.

Es tomarse de la mano y obsequiarse los originales recursos recíprocos para crear aquello que no existe: el
Futuro, que para los que aman es Felicidad.



Angela Volpini
... Esto les daba una seguridad natural en si mismos y también confianza en los otros. Ahora ya no es así: la sociedad de la información y de la tecnología es tan veloz que elimina a todos aquellos que no dispongan de una información y de una formación adecuada para soportarla.



¿Qué sucede?

El joven que todavía está en formación tiene necesidad de orientarse, de escoger qué hacer, cómo hacerlo y con qué hacerlo, ya no encuentra referencias ni puntos firmes. Los mismos padres o educadores no saben ayudarlo porque también
Libros
(sigue de la página. "Libros")
Asociación Nova Cana
Pagina IT
Comparte
Comenta
Copyright © 2014 - Nova Cana
-Inicio
Inicio ES
Home IT


-Quiénes somos
-Por qué Nova Cana
-Angela Volpini
-Actividades
-Asociación Familiar
-Celit
-Análisis Histórico
-Propuesta Cultural
-Palabras Clave
-Libros
-Cursos
-Indicaciones
-Calendario
-Como llegar
-Contactos
-Donaciones
-Download
-Mapa del sitio
-Newsletter
-Facebook
Palabras clave
Busca